Parece obvio cuáles son los 4 profesionales imprescindibles para crear una web que vende.

En mi servicio de auditorías, cada vez veo más personas que se hacen una web con una plataforma (algunas hasta gratuitas) o se las hace un aficionado de cualquier manera, pero no cumplen con lo que justo quería conseguir, VENDER.

Este tipo de webs, no profesionales, solo sirven para dos cosas:

  1. Perder tiempo en hacerlas y dinero en mantenerlas.
  2. Creer que tienes esa pata del proyecto solucionada, tacharlo de la lista y creer que es suficiente para que te compren.

Siento ser yo la que te diga que esto no funciona así.

Te lo voy a explicar con una comparación muy sencilla.

Imagina que en vez de un proyecto online vas a montar una tienda de comida para animales.

Seguro que tienes claro que mínimo necesitas:

  • Un local.
  • Muebles y decoración.
  • Alta de servicios: luz, agua.
  • Dependiente de tienda (seas tú o sea una persona contratada).

Vamos con el ejemplo de la persona 1, María:

Local:

El primo de María le dice que tiene una nave vacía, a las afueras de un pueblo perdido y que se la deja prácticamente gratis. Ella lo ve claro, deja de mirar locales y deja de buscar, tiene sitio libre.

Muebles y decoración:

En cuanto a muebles y decoración, la abuela de María hace poco que renovó sus armarios y estanterías. Se le ha ocurrido pedírselas, así se ahorra ese dinero y encima se los quita a su abuela del medio.

Alta de servicios:

A María le han hablado que hay una compañía que ofrece precios muy baratos de luz y agua. Ha oído que no te garantiza un servicio de reparaciones, mejoras, atención personalizada, etc. Pero ella prefiere arriesgarse, no va a empezar pensando en problemas si aún no ha abierto. Contratados.

Dependiente:

Finalmente, María decide contratar un dependiente que no tiene ni idea de animales, es más, no le hacen mucha gracia. Pero ella lo ha visto claro, al no tener experiencia, puede pagarle poco con un contrato de formación y con eso cerrarías sus 4 básicos para abrir.

¿Qué te parece? María tiene todo listo para empezar, por ella perfecto.

Vamos ahora con el ejemplo de Laura, la persona 2:

Local:

Laura ha visto un local muy bonito, luminoso, en una calle con bastante afluencia, y situado en un barrio que tiene parque de perros. Cree que es un lugar perfecto para abrir su nueva tienda. El precio es un poco alto, pero está segura que con lo bien situado que está, irá “lo comido por lo servido”.

Muebles y decoración:

La hermana de Laura, le ofrece unas repisas que tiene en el patio que hace tiempo que las usa para poner macetas y realmente no las quiere. Laura sabe que así se ahorraría dinero, pero esas repisas están viejas y sucias para meterlas en un sitio cubierto, dónde además, va a vender alimentos. Así que decide ir a la tienda sueca de turno y no gastarse mucho, pero trabajar su imagen dando un aspecto limpio y profesional.

Alta de servicios:

La luz y el agua son muy importantes para Laura. Sabe que tendrá que limpiar a diario los recintos de los animales y que la iluminación en una tienda puede cambiar la percepción del cliente. Hay rumores por el barrio de unas compañías muy baratas que depende de la red de otras principales. Pero ella prefiere ir a lo seguro. Luego ocurre cualquier problema y ¡A ver quién le arregla los servicios!. Así que contrata a “los de toda la vida”.

Dependiente:

Por último, Laura adora los animales, pero sabe que quizás pasar tanto tiempo en la tienda, además de controlar stock, publicitar la nueva tienda y el resto de tareas que tendrá que hacer día a día, hará que, a la larga, repercuta en su forma de atender. Así que decide contratar a una persona que le gustan los animales casi más que a ella, que ya es difícil. Es especialista en dietas naturales, aunque también controla de piensos, ya que entre su casa y un zoo hay poca diferencia. Sabe que desarrollará su profesión con la misma pasión que lo haría ella misma.

¿Qué te ha parecido? Si fueses cliente ¿Irías a la tienda de Laura o a la de María? Déjame hacerte una pregunta más, como creador de un proyecto, si pudieses invertir, ¿Invertirías en el negocio de María o en el de Laura?

Seguro que este ejemplo te habrá parecido claro y sabes que haciendo las cosas bien hay muchísimas más probabilidades de que el negocio venda y sea un referente en el sector.

Y dirás Bea, yo venía aquí a saber cuales eran los 4 imprescindibles para crear una web que vende, no a que me cuentes una moraleja. Lo sé. Pero para mí era importante que, primero, entendieras esta similitud antes de presentártelas.

Verás que fácil va a ser ahora. Vamos con las partes que debe tener una web para vender online.

La web:

Lo primero que debes saber es que la web en sí va a funcionar como si fuese tu local, pero en el mundo digital, en internet. Si este local está bien posicionado y construido, tendrá muchas más probabilidades de tener éxito.

El diseño:

El diseño es comparable a los muebles y decoración. En qué forma vas a presentar tus productos o servicios, como los va a percibir el lector, que colores, dónde poner fotos, cómo son las fotos (profesionales, tamaños), etc. Todo esto va a marcar la diferencia, será parte de tu imagen de marca y declaración de intenciones que tienes para con tu proyecto.

Alta de servicios:

En este caso, los servicios serían tanto el hosting, el domino y el mantenimiento web. Todo esto puedes encontrarlo gratis o incluso prescindir de ello. Pero te aseguro que si te lo lleva un profesional, podrás desentenderte de todo este tema técnico e incluso de ciertos temas legales que hay que cubrir.

Dependiente:

Por último, el dependiente de tu tienda online son los textos. Por muy bien montado que lo tengas todo, una parte esencial es cómo te atienden, si te queda claro que te ofrecen en la tienda, que te solucionan, te aconsejan, resuelven tus dudas, etc. Los textos son los dependientes 24h-7 días a la semana de tu proyecto online. Qué un profesional escriba todo lo que necesitas, de forma que los clientes se sientan atendidos, como si tú mismo estuvieses delante, es la guinda del pastel de tu negocio.

Ahora puedes decirme: Bea, no tengo dinero para pagar un desarrollador web, un diseñador, un fotógrafo y un copywriter (creador de textos).

Te entiendo.

Yo soy la primera que intento ser “la chica para todo” por no poder/querer gastar dinero en un profesional especializado en lo que busco.

¿Sabes que he aprendido? Que el dinero no tiene sentido sin el tiempo. Y si todo el tiempo que dedicas a este tipo de tareas, lo dedicases a crear y producir lo que vas a vender ¿No crees que ganarías más dinero?.

Volviendo al ejemplo, aunque María, a ojos de sus familiares y amigos parece “la apañá“, que con poco levanta “su imperio”; Laura a la que todos llaman “la tiquismiquis” porque quiere hacer todo bien y de forma correcta, será la que tiene muchas más probabilidades de llegar lejos.

Con todo esto, te aconsejo que dejes que profesionales que brillan en su trabajo lo hagan por ti. Lo harán de forma más eficiente y eficaz. Y lo más importante, te dejarán tiempo para que tu brilles en lo que le da sentido a tu proyecto.

Al final, tu negocio será como el de Laura, bien construido desde los cimientos y listo para triunfar.

Esto era todo lo que quería contarte sobre los 4 imprescindibles para crear una web que vende.

Si quieres que te recomiende algún profesional de los servicios que necesitas para la web, escríbeme que te pondré en contacto con quién más se ajuste a tu proyecto.

Si necesitas una copy que sepa de medioambiente y bienestar animal, no tienes más que mandarme un mensaje, estaré encantada de ayudarte.

Te leo en los comentarios y en redes.

Bea.